Contos guatemaltecos - 2. Te robaron la vida

maio 20, 2015

Contos guatemaltecos (2)

Os contos guatemaltecos foram preparados especialmente para o site “Mundo Século XXI” pelo professor Otto R. Menéndez, estomatólogo graduado pela Universidad de San Carlos de Guatemala, grande amigo de muitos brasileiros.Foi casado com uma moça de Juiz de Fora, é escritor, conferencista em diversos países e em estados brasileiros como consultor da Organização Pan-Americana da Saúde e da Organização Mundial da Saúde, autor de livros de patología bucal e de educação e ensino universitário.

Denominou-os de “cuentimonios”, por serem retratos ou testemunhas de fatos  ocorridos na vida real.

[caption id="attachment_1932" align="alignright" width="300"]Guatemala, terra do povo maya (mapa-de-guatemala.jpg) Guatemala, terra do povo maya (mapa-de-guatemala.jpg)[/caption]

Depois do primeiro contos, agora Mundo Século XXI publica "Te robaron la vida" da jornalista Carolina Vásquez Araya.

Para que o leitor tenha de fato a essência de cada um, são transcritos em seu idioma original, o espanhol.  Brasileiros têm a capacidade de ler com relativa facilidade textos em bom castelhano espanhol e uma tradução de material tão precioso para o português certamente retirar-lhe-ia boa parte de seu valor. Apenas a introdução, a seguir, está traduzida, Introdução

Em um minúsculo país da América Central - no qual a metade da população é de raça indígena - que conheci em parte faz muito tempo, surgiram um Nobel de literatura, o novelista Miguel Angel Asturias; uma índia Nobel da Paz, Rigoberta Menchu Tun e um poeta maia kiché que transcendeu suas fronteiras, Humberto Akabal.

Agora, Guatemala nos apresenta uma forma especial de literatura, expressando experiências reais em forma de conto. Um, utilizado na Faculdade de Medicina para enfatizar características da desnutrição, pelo professor (especialista por Harvard) José Barnoya. Outro chama a atenção para a pobreza e para as precarias relações entre saúde e enfermidade nesse pequeño país, pela jornalista Carolina Vásquez Araya. Finalmente, o terceiro texto, de autoria do professor Otto Menéndez, revela fatos percebidos na realidade ao supervisionar estudantes universitarios em atividades acadêmicas (Universidade Nacional) de ensino-aprendizado na área rural. Bom proveito!

2.  TE ROBARON LA VIDA

Carolina Vásquez Araya

No lo sabes aún, pero pudiste haber tenido un gran futuro.

Naciste en las peores condiciones y nadie asistió a tu madre durante el parto. El centro de salud estaba lejos y en la aldea no había comadrona para atenderme, así es que caíste en medio de unos trapos sobre el suelo duro y sobreviviste por puro milagro. Si no te hubieras aferrado a mis pechos, no hubieras durado ni un día porque no traías carne suficiente sobre tus huesitos diminutos.

A partir de ese instante pasaste a ser un dígito más en las estadísticas de la desnutrición infantil, esas preparadas con tanta acuciosidad por doctos expertos internacionales en sus elegantes oficinas de la zona exclusiva para el alto abolengo.

Dicen que nunca debiste haber nacido, dicen también que por culpa de mía el país está como está, tan subdesarrollado.  Por parir un hijo tras otro y no entender que eso solo multiplica la pobreza. Mejor me hubiera esterilizado y así habría más oportunidades para todos. Eso dicen, ¿tú, qué opinas?

En fin, tu infancia ha sido difícil, la tortilla remojada no calma la urgencia de tu estómago pero no hay más para comer. Pero dicen por ahí que hay programas para niños como tú. Lo que es muy bueno, eso dicen también. Vienen los camiones y reparten las bolsas con la foto de una señora galana que busca la presidencia, pero dura poco y el hambre vuelve por días, semanas y meses. Tu padre está en el campo y ni se entera, lo llevaron a la costa a trabajar mientras tu madre se las ingenia para darte aunque sea tortilla remojada.

Has visto a otros niños asistir a la escuela de la aldea y no entiendes por qué no te dejo ir. No tengo con qué pagar los útiles y tampoco con qué comprarte ropa ni zapatos.

Esto de nacer pobre sí que es feo. Las bolsas de la señora galana no traen ropa ni zapatos, tampoco traen cuadernos porque de seguro no tiene mucho dinero para todo eso.

Ayer amaneciste con fiebre y una diarrea que no paraba, pero no había para medicinas. Te envolví bien en una chamarra y te cargué hasta el centro de salud, a más de 3 horas de camino. Allí nos sentamos a esperar pero pasó el tiempo y nadie se acercó a verte. Al fin te ingresaron, pero me dieron pocas esperanzas porque no hay antibióticos para ti. No entendiste muy bien, pero al parecer no hay dinero para medicinas ni equipo, por eso no te canalizaron la vena para hidratarte ni te pusieron suero porque no había. De todos modos el médico le dio unas pastillas y me dijo que te llevara la semana próxima.

Así has vivido algunos meses, toda una hazaña para un niño como tú en un país como éste. Cuando crezcas, si creces, tu cerebro habrá desarrollado solo una pequeña porción de su potencial para darte la oportunidad de prosperar y volverte un ciudadano productivo. Tampoco tu cuerpo habrá alcanzado el peso ni la estatura normal para tu edad, serás esmirriado y bajito, con poca resistencia a las enfermedades y escasa capacidad intelectual.

Lo que no sabes es que formas parte de una cadena de explotación y abuso. La Constitución dice que deben protegerte, alimentarte, educarte y ofrecerte todas las oportunidades para tu desarrollo integral. Pero eso tampoco venía en la bolsa de la señora galana.

Tags: []