Ortega aterroriza Nicarágua

O diretor da Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, reiterou que o governo de Daniel Ortega agora comanda a Nicarágua por meio do terror e da intimidação.

Em Managua desde a última 5a. feira as forças policiais cercaram o quarteirão onde está a sede do jornal El Confidencial e também bloquearam os locais onde funcionam nove ONGs, entre as quais o CENIDH – Centro Nicaraguense de Direitos Humanos. Finalmente, na madrugada de 6a. para sábado deu-se o ataque direto às redações para destruir tudo o que pudesse produzir notícias contrárias ao governo sandinista. El Confidencial é uma publicação veiculada pela internet, com uma revista semanal (edita 1.000 exemplares a cada domingo contando com 600 assinantes) gratuita financiada por anúncios, e os noticiários Esta Semana e Esta Noche que são veiculados diariamente em um canal de televisão privado. Seu proprietário é Carlos Fernando Chamorro, filho da ex-Presidente da República Violeta Chamorro. A sede está localizada num edifício na região de Planes de Altamira, próxima ao aeroporto Augusto Sandino e ao conhecido cassino (exisem vários em Managua) Pharaohs. Há poucos dias o Judiciário, inteiramente submisso ao Executivo, decretou a ilegalidade das ONGs sob a acusação de que estariam tramando um golpe contra o governo.

Neste fim de semana Daniel Ortega viajou a Havana para participar da 16a. Cúpula da ALBA – Aliança Bolivariana para os Povos da América -, a fim de pedir apoio financeiro e militar ao venezuelano Nicolás Maduro, ao boliviano EvoMorales e ao cubano Miguel Díaz-Canel. A ALBA, criada por Hugo Chávez e por Fidel Castro em 2004 como uma alternativa à ALCA, é composta por dez nações: Venezuela, Cuba, Bolívia, Nicarágua, Antigua e Barbudas, Dominica, Suriname, São Vicente e Granadinas, Granada, São Cristóvão e Nevis.

O editorial abaixo reproduzido é do jornal nicaraguense La Prensa. (VGP)

O casal Daniel Ortega e Rosario Murillo, presidente e vice, comemoram a vitória nas eleições nicaraguenses de novembro de 2016.

La masacre de ONG

La masacre de las ONG y el asalto a sus sedes, así como a los medios de comunicación independientes mencionados, tiene evidentemente un doble propósito

15/12/2018
Enrique Peña Hernández

La dictadura orteguista ha hecho una masacre de organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la defensa de los derechos humanos, al empoderamiento democrático y cívico de los ciudadanos, a la solidaridad social, la investigación de políticas públicas y el control social del ejercicio del poder gubernamental y estatal.

El Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), Hagamos Democracia, Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Instituto de Liderazgo de las Segovias, Instituto para el Desarrollo y la Democracia (Ipade), Fundación para la Conservación y el Desarrollo del Sureste de Nicaragua (Fundación del Río), Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco) y la Fundación Popol Na, han sido despojados de sus personalidades jurídicas por los diputados orteguistas de la Asamblea Nacional, sin respetar las normas del debido proceso y el derecho a la defensa.

Inmediatamente después de ilegalizar a las ONG, la dictadura se fue contra los medios de comunicación independientes, Confidencial, Esta Semana y Esta Noche, cuyas instalaciones fueron asaltadas y saqueadas por fuerzas policiales orteguistas. Lo mismo que hizo con las sedes de varias de las ONG decapitadas.

La masacre de las ONG y el asalto a sus sedes, así como a los medios de comunicación independientes mencionados, tiene evidentemente un doble propósito.

El primero es vengarse de personalidades públicas que pertenecieron de manera destacada al FSLN, pero que en la década de 1990 tomaron el camino de la democracia. Eso es algo imperdonable para Ortega y Murillo.

El segundo objetivo es destrozar libertades y derechos básicos como la defensa de los derechos humanos, el derecho a la organización independiente, el derecho a la libertad de expresión y de crítica, el derecho de propiedad privada, el derecho a la integridad de las personas naturales y jurídicas, etc.

Siete de las nueve ONG decapitadas por la dictadura eran dirigidas por antiguas personalidades sandinistas, incluyendo un comandante de la revolución (Jaime Wheelock, del Ipade) y una comandante guerrillera (Mónica Baltodano, de Popol Na). Las otras dos eran encabezadas por un activista social de ideología liberal (Félix Maradiaga, del Ieepp) y el otro conservador (Luciano García, de Hagamos Democracia).

Pero de lo que se trata en el fondo es que la dictadura no tolera la existencia de organizaciones civiles que sustentan y fortalecen la democracia y denuncian los abusos de poder. Por eso está tratando de liquidarlas.

La agresión de la dictadura orteguista contra la sociedad civil y la libertad de prensa es repudiada dentro y fuera de Nicaragua. Nosotros, por nuestra parte, nos solidarizamos incondicionalmente con todas ellas, lo mismo que con el director, los periodistas y todo el personal ultrajado de Confidencial, Esta Noche y Esta Semana. La libertad y la verdad no se matan con represión.

Be the first to comment

Deixe seu Comentário

Seu e-mail não será publicado.


*