Aedes, o Mayaro e a Wolbachia

O O Dr. Pedro Tauil, destacado epidemiologista paulista que há anos reside em Brasília, comunica-se com o site “Mundo Século XXI” para dizer que atualmente se dedica “a estudar técnicas que aprimorem o controle do Aedes aegypti”, declarando-se “muito esperançoso com os Aedes infectados pela bactéria Wolbachia, técnica australiana em teste no Brasil pela FIOCRUZ (Rio de Janeiro, Tubiacanga e Jurujuba). Os Aedes com Wolbachia se infectam, mas não viram infectantes de arboviroses. Outras técnicas são menos sustentáveis, mas podem ajudar na redução da infestação pelos Aedes: mosquitos machos irradiados com raios gama  ou raios X (em teste no arquipélago de Fernão de Noronha) e mosquitos transgênicos, cujos machos, fecundando as fêmeas, a prole não evolui (Oxitec, técnica inglesa e em teste também no Brasil: Juazeiro, BA, e Piracicaba, SP)”.

A este respeito, nota agora publicada pela Agência Reuters informa que “as autoridades sanitárias da Colômbia e do Brasil lançarão campanhas de larga escala para o controle de mosquitos, usando a bactéria Wolbachia para fazer frente à propagação do dengue e da febre Zika na população. Wolbachia está presente em muitas espécies de insetos e estudos demonstram que pode reduzir significativamente a capacidade dos mosquitos de transmitir os vírus a humanos. A bactéria não existe naturalmente no Aedes aegypti, a principal especie responsável pela propagação de de enfermidades como zika, dengue, chikungunya e febre amarela. Os testes em pequena escala da técnica, que implica infectar aos mosquitos com Wolbachia para evitar que eles propaguem os vírus, têm mostrado uma redução significativa enm sua capacidade de transmissão, o que levou aos impulsores da iniciativa a apoiar os planos de larga escala. O uso da Wolbachia é uma solução potencialmente sustentável e vanguardista para reduzir o impacto desses surtos em todo o mundo e em particular nas pessoas mais pobres, disse Priti Patel, Secretária de Estado da Grã Bretanha para eo Desenvolvimento Internacional, durante o anúncio do projeto a larga escala em Londres. As campanhas de controle iniciar-se-ão no início do próximo ano em Antioquia, Colombia, e Rio de Janeiro, Brasil, sendo financiadas com um aporte de 18 milhões de dólares por parte dos goviernos da Grã Bretanha (Reino Unido) e dos Estados Unidos, além das fundações Wellcome Trust e Bill & Melinda Gates”.

Em relação à mais recente e trágica novidade nesse campo, o surgimento de um novo vírus – o Mayaro – comenta que por enquanto, no Brasil a sua transmissão é silvestre, mas o risco de urbanização existe.

 

O texto a seguir foi publicado pela revista colombiana Semana.

Qué es mayaro, el virus que comienza a preocupar a científicos

Científicos sospechan que un nuevo virus se está expandiendo en América Latina. Los investigadores que descubrieron el brote cuentan cómo lo hicieron.

 El mosquito Aedes aegypti que transmite el virus del zika, la fiebre amarilla y el chikungunya, también podría ser un vector para mayaro. Foto: Archivo

Primero fue la chikunguya, después vino el zika. Y ahora científicos y epidemiólogos comienzan a preocuparse por otro virus: mayaro.

Investigadores de la Universidad de Florida anunciaron hace poco que encontraron un caso de mayaro, una fiebre hemorrágica similar a la chikungunya, en Haití, donde nunca antes se había registrado. Aunque no es un virus completamente desconocido -fue detectado inicialmente en los años 50- hasta ahora sólo se habían encontrados brotes mínimos y esporádicos en el Amazonas y alrededores. Los expertos señalan que este caso puede ser un indicativo de que el virus se está esparciendo y ya comienza a circular activamente en El Caribe.

“Realmente no sabemos qué cantidad de este virus está circulando por El Caribe”, aseguró en una entrevista con BBC Mundo el doctor John Lednicky, del equipo que lideró el estudio para el Colegio de Salud Pública de la Universidad de Florida.

“Sus síntomas son muy similares a los de la chikungunya, por lo que, cuando los pacientes van al doctor, éstos piensan que se trata de la chikungunya. No saben que se trata del mayaro”, aseguró Lednicky a BBC Mundo. Lednicky explicó que no hay realmente ningún síntoma que distinga a la chikungunya de la fiebre mayaro. Ambas provocan en el paciente fiebre, sarpullidos y dolores en las articulaciones, que en ambos casos son más prolongados que en pacientes con dengue y el zika, llegando incluso a durar entre seis meses y un año.

“Lo que está pasando es que estamos encontrando pacientes que se quejan de un sarpullido y dolores musculares prolongados, pero las pruebas médicas dan negativas para el zika y la chikungunya y entonces se preguntan qué tienen”, afirmó Lednicky.

Y lo preocupante es que el virus detectado en Haití es genéticamente diferente de los que han sido descritos previamente en Brasil, según dijo en rueda de prensa el doctor Lednicky. “No sabemos si este virus es nuevo o es una cepa nueva de diferentes tipos de virus del mayaro “, explicó.

Casos de mayaro

El virus mayaro fue descubierto en 1954 en Trinidad, pero hasta ahora sólo ha habido pequeños brotes aislados en la selva amazónica y otras partes de América del Sur como Brasil y Venezuela.

El caso encontrado por la universidad de Florida fue identificado en una muestra de sangre de un niño de ocho años de una zona rural de Haití. El niño tenía fiebre y dolores abdominales pero no sarpullidos ni conjuntivitis, que son síntomas asociados a la chikungunya. “Muestras de sangre fueron obtenidas para determinar si estaba presente el virus de la chikungunya”, dijo Lednicky.

Las muestras fueron sometidas posteriormente a otros análisis virológicos y moleculares focalizados en la detección de dengue y el virus del zika.

“El virus del dengue fue detectado en el paciente, además de un nuevo virus, que posteriormente se identificó como el mayaro”, agregó Lednicky. Mientras la atención del mundo continúa focalizada en el zika, “el hallazgo de otro virus que empieza a circular en el Caribe es de gran preocupación”, dijo Glenn Moris, director del Instituto de Enfermedades Patógenas Emergentes de la Universidad de Florida.

Urgen más fondos para la investigación

El doctor Lednicky explicó que es “es difícil evaluar cómo de grave es el brote de mayaro en este punto” ya que existen muy pocos estudios médicos sobre este virus. “En Brasil existen dos tipos genéticos diferentes del virus mayaro y no sabemos cuál es el más virulento, hacen falta más estudios y mayor monitoreo en las áreas afectadas”, explicó Lednicky a BBC Mundo.

Pero un problema es la falta de fondos para realizar estos estudios. “En la Universidad de Florida estamos tratando de obtener fondos para hacer estos estudios, pero es muy difícil obtenerlos para este tipo de estudios en Estados Unidos. Y el problema con Haití es que los pocos fondos que tienen los necesitan para cubrir las necesidades más básicas de los pacientes”, agregó. “No sabemos realmente qué va a pasar en Haití”, aseguró el doctor Lednicky, quien agregó que el paso del huracán Matthew por Haití pueda haber llevado los mosquitos que lo transmiten hasta República Dominicana y otras islas en El Caribe.

Posible adaptación del virus

La similitud con el virus de chikungunya también preocupa a los científicos. En un artículo publicado en la revista Scientific American (en inglés) la periodista experta en temas científicos Marta Zaraska señala que esta similitud también puede explicar por qué mayaro puede convertirse en un problema generalizado. “Ambos virus eran originalmente transmitidos por mosquitos de la selva, infectando a personas en zonas del Amazonas. Pero la chikungunya ya se ha adaptado y es transmitido por mosquitos urbanos como Aedes Albopictus y el A. aegypti”, que también transmite la fiebre amarilla, el dengue y el zika. Según Marta Zaraska, “puede que esta adaptación ya esté ocurriendo en el caso de mayaro”. En pruebas de laboratorio, se ha probado que Aedes Albopictus y el A. aegypti pueden ser vectores para la transmisión de este virus. Según la investigadora, el hecho de que haya sido detectado en Haití sugiere que el virus se está adaptando a un ambiente urbano.

Be the first to comment

Deixe seu Comentário

Seu e-mail não será publicado.


*